Bienvenid@s!

Es la perfección hecha Domina. Es una impecable combinación de Mujer extremadamente atractiva, dominante, exigente al extremo, increíblemente perversa, con un delicado toque de sofisticación y al mismo tiempo inteligente, contenedora y capaz de sacar de cada uno de sus esclavos lo mejor para lograr de ellos entrega total y servicio inmejorable.

She is the perfect Domina. She is the exact combination of a most attractive, dominant and incredibly strict and demanding Lady, with a touch of soft sophistication as well as extremely intelligent, caring and loving always able to get the best from each slave in order to serve Her.


lunes, marzo 12, 2012

Shangri La-Parte 2

Shangri- La Parte 2

La idea de vivir algo así había surgido tiempo atrás cuando en algunas reuniones con amigas se lo habían propuesto. Leer sobre lugares en Europa o en USA donde las Mujeres eran Reinas absolutas, imaginar días enteros de Femdom a cada instante, verse ilimitadas en su accionar aun en espacios abiertos y sin los apuros de la vida diaria era para las Damas del grupo que solía frecuentar la Señora algo sencillamente maravilloso.

Todas tenían y disfrutaban de algún sumiso, varias tenían mas de uno e incluso disponían de sumisas pero lo cierto es que sentían que merecían pasar unos días a solas, lejos del mundo y disfrutando de sus esclavos a pleno sumergidas en un ambiente realmente Femdom.

Así fue como una de ellas se encargo de alquilar un casco de estancia en un lugar del campo aislado y de difícil acceso, con una casa con las comodidades del caso y por sobre todo con la privacidad necesaria para dar rienda suelta a la perversión de cada una sabiendo desde el vamos que la diversión y goce del conjunto seria mucho mas que la suma de las partes.

Finalmente, luego de largas reuniones las 8 Damas se pusieron de acuerdo en planificar esta semana que comenzaría un Sábado en la mañana y terminaría en la mañana del Domingo siguiente asegurando 8 días de completo relax y sobre todo de Femdom desenfrenado.

Cada una de las Damas asumiría, un día cada una, la responsabilidad de coordinar y supervisar los servicios generales de la propiedad, tales como las comidas, el mantenimiento del jardín, las actividades grupales que se les fuera ocurriendo y todo lo relacionado con el espacio en común. En una palabra actuarían como Anfitrionas.

Cada Domina llevaría la cantidad de esclavos o esclavas que deseara los que solo obedecerían y estarían disponibles para sus dueñas o quienes Ellas designen y además habría 4 esclavos “independientes” que se usarían para las tareas comunes los que se pondrían a disposición de la Encargada del día siendo supervisados y, de ser necesario corregidos y castigados, por Ella aunque estarían disponibles para otros usos fuera de las actividades de servicios generales si la Anfitriona así lo disponía.

Como regla universal se estableció que cada Dama seria única y completamente responsable por el comportamiento de sus esclavos y todo lo que pasara o dejara de pasar seria aceptado voluntariamente tanto por las Dominas como por los esclavos. En el caso de estos últimos tendrían en todo momento la posibilidad de retirarse del lugar aunque esto se interpretaría claramente como una resignación que no tendría retorno.

No habría mas limites que los lógicos derivados de la necesaria privacidad y los cuidados elementales de las personas involucradas y las Femdoms tendrían libertad para divertirse usando y abusando de sus esclavos según les diera la gana siempre de acuerdo con esta obvia regla.

Como en las frecuentes reuniones del grupo, regia la regla que los esclavos deberían tratar a las Damas con el mayor respeto y la consideración adecuadas evitando mirarlas, hablando solo si les hablaban primero, tratándolas en todo momento de “Usted” y dirigiéndose a ellas como “Señora”

Tampoco había normas explicitas para la vestimenta ya sea de las Dominas o de su esclavos pero desde siempre había quedado implícitamente establecido que cada una debería asegurarse que tanto Amas como esclavos lucieran en todo momento de manera que quedara claramente establecido a un simple golpe de vista la condición de libertad o esclavitud de cada uno.

No había en el grupo limitaciones explicitas a la actividad sexual aunque era uso y costumbre respetar las reglas del buen gusto y del sexo seguro. De hecho resultaba poco frecuente que las Damas se involucraran en acción sexual abiertamente en publico aunque en algunas situaciones, y siempre dentro de un contexto adecuado, no dejaban placer sin explorar.

Dado el elevado valor ritual que esta practica tenia para la mayoría de Ellas, era mas que frecuente que las Damas hicieran masturbar a su esclavos en situaciones de exposición publica y en las condiciones mas humillantes que pudieran ocurrírseles. Las lluvias, eso solían limitarse a la practica privada aun cuando no estaban prohibidas.

Dentro de este grupo, la Señora era por lejos la mas activa, la mas perversa y la mas experimentada y sabia que una vez mas su actitud marcaría el camino en estas jornadas que estaba segura serian muy intensas.

Dispuesta a llevar una vez mas a sus esclavos al limite de lo posible había pensado en mil formas de hacer que revalidaran sus puestos en su pirámide aunque en realidad sabia que, como siempre, lo mejor surgiría espontáneamente.

Sin embargo, dado que también seria responsabilidad de cada Dama organizar tareas y eventos en los días en los que le tocara actuar de anfitriona, dejo que su perversión la llevara a idear modos de asegurar diversión continua y abundante para todas las Dominas presentes.

Estaba la Señora sumergida en estos pensamientos cuando casi imperceptiblemente la alta puerta de hierro se abrió y una voz desde una especie de portero eléctrico le indico en un tono muy respetuoso que podían entrar.

Ante la indicación de su Ama el esclavo chofer hizo avanzar el auto y seguido por el otro entraron lentamente. No fue necesario indicarles a sus conductores que debían avanzar por la avenida de eucaliptus hasta llegar a una casa situada unos 300 metros mas adelante.

En el camino la Señora fue preguntando a cada uno de sus esclavos sobre las reglas establecidas y todos le fueron respondiendo con seguridad las mismas dando clara muestra de entrega y sometimiento en cada caso. Sonrío satisfecha, podía estar segura que ninguno de su esclavos la haría pasar papelones en este encuentro.

Finalmente llegaron a las proximidades de la casa y ambos vehículos detuvieron su marcha en el obvio lugar de estacionamiento mientras la situación se tornaba mas relajada y uno a uno los esclavos se apresuraban a abrir la puerta del auto a su Ama permitiendo que Ella bajara mientras el resto se postraba en fila cerca del lugar por donde la Señora pasaría.

La esclava de la Señora, al verse desnuda en un lugar abierto en presencia de tanta gente, y pese a su adiestramiento, tuvo una reacción casi instintiva de taparse su zona genital y sus pechos con sus manos aunque casi instantáneamente reacciono y se postro en la misma fila que sus socios sin cubrirse.

Esto provoco la reacción de la Señora quien sonrío pensando en lo bien que la chica había progresado en su adiestramiento aunque confirmo que una esclava nunca se acostumbra a las humillaciones por mas que las hubiera pasado mil veces lo que se excito aun mas pensando en las situaciones que iría inventando en estos días alejada del mundo sumergida en la Femdom.

Fue así como una joven Dama muy atractiva vistiendo una minúscula bikini con un pareo negro y transpirando perversión se acerco a dar la bienvenida a la Señora. La chica estaba acompañada por un joven esclavo alto y bien parecido que, completamente desnudo y depilado, no tardo en postrarse inmediatamente detrás de su dueña.

Esta Dama era la que le había tocado en suerte el ser Encargada el primer día lo que implicaba llegar antes que el resto y comenzar a organizar todo para el arribo de las otras Dominas al tiempo que haría las veces de anfitriona. Esto era muy conveniente considerando la experiencia que previamente había adquirido en organizar otros eventos BDSM para el grupo.

Ambas Dominas se saludaron afectuosamente y se aprestaron a recibir el saludo y adoración de los esclavos. El sumiso de la anfitriona rápidamente beso los pies de la Señora saludándola en voz bien alta con un “ Bienvenida Señora” aunque mostrando la mayor sumisión y respeto. Por su parte los esclavos propios de la Señora no dudaron en saludar de la misma forma a la otra Dama besando uno por uno respetuosamente los pies de aquella.

Ya terminado el ritual, el esclavo/marido fue designado para acompañar a su Ama y el resto procedía a bajar el equipaje procediendo a acomodar sus efectos personales en la habitación asignada que tenia su nombre y las letras de su collar en la puerta. No tardaron en arreglar la habitación para la llegada de su Dueña cuidando cada detalle y asegurándose que todo quedara al gusto y preferencia de la Señora.

Mientras tanto Ella caminaba junto a la anfitriona por el lugar observando las características. Lo primero que vieron fue la casa, ubicada en el centro de una arboleda bien frondosa en la que había plantas de distintas especies lo que daba al lugar no solo el aspecto de casco de estancia lujoso sino especialmente un ambiente apacible y reservado.

La construcción era baja, toda en una sola planta, y se veía desde afuera que era de enormes dimensiones y dotada de todas las comodidades por mas que su terminación y aspecto exterior era muy sencillo.

Un enorme porche antecedía a la entrada principal y desde allí se alojaba a un living de proporciones descomunales, a lo que seguía una cocina acorde y un baño ubicado en el acceso a un hall que daba a las habitaciones.

Desde allí se llegaba a un largo y ancho pasillo al que confluían un total de 10 suites, todas ellas idénticas y prolijamente decoradas, con todas las comodidades que permitían asegurar una estadía placida y a la medida de una Diosa. Cada habitación tenia además de elementos tales como TV, teléfono y aire acondicionado una cama king size vestida con sabanas de raso, almohadas de plumas y cubrecamas de seda natural, alfombras mullidas y al tono con el resto de la pintura de las paredes, baños con delicados instrumentos y un enorme jacuzzi que permitía que cada Dama se relajara como merecía y al que por cierto la Señora estaba acostumbrada.

De hecho cuando recorrieron las habitaciones la Señora pudo ver que su deseo que las sabanas fueran rojas al igual que las toallas y el resto de la ropa de servicio había sido cumplido por lo que felicito al esclavo “independiente” que servia la habitación.

El resto de la casa era basicamente sencillo pero adecuado a las comodidades del caso, un play room mas al fondo disponía de una mesa de pool, una de tenis de mesa y un sector especialmente preparado adecuado para la ocasión en las que una cruz, cepo, jaulas de distintas medidas y otros elementos afines estaban a disposición de quien deseara usarlas.

Había desde el pasillo una puerta lateral que daba acceso a un patio y desde allí a un enorme y muy bien cuidado jardín y al sector de la pileta donde había además un jacuzzi de uso común. Desde las ventanas se veían reposeras y sillas dispuestas en torno a la piscina para el placer de las Damas. Mas al fondo dentro del parque se observaba un quincho en el que una enorme mesa se destacaba entre la prolija decoración.

También había un galpón en el que se guardaban elementos de mantenimiento de jardín y había sido acomodado para servir de garage para los autos en los que las Señoras irían llegando.

El garage, sin embargo, había sido adaptado como alojamiento de esclavos los que allí tendrían designado un pequeño locker para guardar los elementos personales y dormirían en el piso sobre unas mantas que también se les asignarían al efecto aunque nada impediría que los esclavos durmieran donde su dueña lo decidiera incluyendo a gusto de cada Una alguna de las jaulas de la sala BDSM.

Se había armado una instalación inalámbrica de timbres que repetían los llamados de los pulsadores instalados en las habitaciones de las Damas de modo que estas pudieran llamar a sus esclavos durante la noche si estaban alojados en el garage.

Como instalaciones sanitarias habían preparado un lugar mas al fondo en el cual unos matorrales daban cierta privacidad para las necesidades fisiológicas de cada esclavo mientras que para ducharse se había dispuesto una canilla en el exterior del garage en la cual se coloco una manguera que venia de un tanque de agua colgada de un soporte alto que hacia las veces de lluvia.

Desde luego, solo habría agua fría para los esclavos. Para afeitarse y para aseo personal un par de piletas permitirían darle a los esclavos lo indispensable lo que además podría usarse también para la depilación si resultaba necesario. Para las esclavas se había preparado un arreglo similar ubicado unos 20 metros mas hacia el alambrado lateral

Luego de una recorrida por el lugar en compañía de la anfitriona, la Señora se sintió excitada, además de todo lo que estaba físicamente preparado para una estadía de locura, en la que la Femdom seria la invitada de lujo, vio como los esclavos independientes trabajaban profusamente en acondicionar el jardín, la pileta y los interiores sin contar los trabajos para alistar la recepción que implicaría la inauguración de lo que vivirían. Verlos desnudos y transpirados mientras trabajaban duramente era algo que resultaba muy motivador tanto para la Señora como para cualquier Mujer que observara el espectáculo.

Mientras tanto, los esclavos de la Señora acomodaban y alistaban la habitación donde Ella reinaría por 8 días y donde sus instintos se verían sueltos como pocas veces antes. La anfitriona le indico que en un par de horas, cuando todas hubieran arribado, se llevaría a cabo la recepción oficial con un brindis y luego largarían la maratón Femdom que implicaba el estar allí y por la cual tanto habían esperado y trabajado.

La Señora se dirigió entonces a la habitación y allí indico a su esclavos que se postraran frente a Ella para así ajustarles el collar que jamás deberían quitarse mientras permanecieran en el Resort. No dejo de recordarle al part time que aun estaba a prueba que tendría su chapa cuando Ella decidiera que lo merecía y que debería trabajar mas y mas duro a tal efecto y ajusto en su cuello el cordón de caucho como muestra de que aun estaba a prueba y que debería ganar el derecho a servirla.

Allí estaban los tres varones y la hembra, postrados frente a su Ama en actitud sumisa y de adoración al mismo tiempo. Por sus mentes pasaba de todo, pero reinaba la veneración a su Dueña y el hecho de ver hecha realidad la mas maravillosa fantasía jamás imaginada.

Excitada cada instante mas, la Señora pidió a sus esclavos que se quitaran las mallas y así pudo verlos desnudos, en fila junto a su esclava. Primero estaba su esclavo/marido, de rodillas, con la cabeza gacha, mirando al piso sin atreverse a nada y esforzándose infructuosamente por evitar una erección no autorizada que podría ser considerada por su Ama una causa de castigo.

Junto a el su part time lucia feliz y orgulloso su collar aunque su vista estaba clavada en el piso y dejaba ver la depilación de la zona genital, algo que aunque ya lo tenia al ponerse al servicio de la Señora era de alguna manera un símbolo de su entrega y fuente de cierta satisfacción ya que varias Amas habían mostrado admiración y hasta envidia por esto.

Le seguía su esclavo a prueba y a lo ultimo de la fila la hermosa esclava que con su escultural y armonioso cuerpo daba un toque de belleza distintivo al grupo de sumisos. Todos estaban completamente desnudos destacándose también la depilación total de la sumisa que invitaba a una inspección manual a cada centimetro de su piel.

La Señora reviso con sus manos el cuerpo de cada uno de sus sumisos y termino con una exploración de los pechos de su joya que la llevaron a un punto de excitación muy alto aun para Ella.

Ya cumplido el ritual, pidió a su esclavo/marido y a su part time una ofrenda, haciéndole ver con su perversa mirada a su esclavo a prueba que le negaría esa posibilidad mientras este se desesperaba viendo a sus socios descargarse rápidamente por su Ama.

Cargada de perversión, la Señora se desparramo en un sillón y mientras observaba a sus esclavos aun empeñados en la tarea requería a su esclava sexo oral por segunda vez en el día lo que disfruto de forma superlativa por largos minutos.

Luego, decidió darse una ducha asistida por su esclavo a prueba mientras la esclava se masturbaba por su Ama arrodillada a sus pies y sus otros esclavos se postraban a la salida del baño.

Esta escena volvió a excitar a la Señora quien decidió relajarse con masajes dados por su esclavo part time pero excitada al máximo cambio sobre la marcha el plan y tomo alternativamente a los otros dos quienes le dieron placer por un largo rato para luego, ya mas relajada, cambiarse adecuadamente para la ocasión no sin antes darse una segunda ducha.

Saliendo del baño vio sobre la cama la ropa que su esclava había seleccionado para la ocasión y que la sumisa la esperaba arrodillada cerca de su cama. Fue entonces que su perversión la llevo a un nuevo escenario e indico a todos sus esclavos que rápidamente fueran al parque.

La esclava le puso una bata de baño blanca como único atuendo y Ella misma salio hacia el fondo pidiendo a su esclavo part time que conectara una manguera a una canilla para después mandar ubicarse en fila a los tres varones quienes así recibieron chorros de agua desde la manguera hábilmente manejada por la Señora.

Luego de algunos minutos los esclavos se postraron a los pies de su Ama quien les indico que fueran a arreglarse para la presentación. Debían llevar malla de gala en el caso de los varones y la esclava estar desnuda usando solo un arnés de cuero negro. Todos llevarían sus collares aunque en el caso del esclavo a prueba no llevaría la chapita.

La Señora se retiro a su habitación seguida por su esclava quien se encargaría de atenderla en las primeras acciones hasta la llegada de sus socios lo que ocurrió unos minutos mas tarde.

Al llegar a la habitación de la Señora los esclavos se postraron frente a la cama donde su Ama reposaba extasiada recibiendo masajes de su esclava. Como ignorando el increíble espectáculo que mostraba a los enloquecidos esclavos, la Señora se limito a indicar a su part time y a su esclavo a prueba que la vistieran con las ropas que estaban sobre una silla y a su esclavo marido que se postrara al costado de la cama.

La esclava recibió instrucciones de ir a alistarse para lo que vendría. Antes de irse le indico que, contrariamente a lo usual, no se peinara con el rodete que solía usar sino que dejara su largo pelo castaño suelto ya que así haría su presencia mas sexy.

Unos minutos mas tarde la chica regreso a los pies de su Ama. Estaba esplendida vistiendo una minúscula tanguita de Lycra negra y un arnés de cuero sobre su pecho que resaltaba sus firmes tetas.

Ya atraviada con una espectacular bikini blanca y una larga remera del mismo color combinado con unas sandalias lace up de taco medio, la Señora se dirigió al porche donde saludo efusivamente al resto de las Damas que ya habían arribado para luego sentarse a charlar afectuosamente con sus amigas. Al llegar designo a su esclavo a prueba como su alfombra y el sumiso poco tardo en estar postrado ante la Señora para servir de apoya pies.

Por otra parte el esclavo part time fue de inmediato designado lame pies y dedico cada segundo a lamer los pies de su Ama en señal de adoración lo que causaba una gran excitación a la Señora y la envidia de los otros esclavos. Esta función consistía en que el designado debería lamer los pies de su Ama en todo momento y circunstancia aun cuando Ella se moviera siendo relevado de esta obligación solo si Ella así lo indicaba.

El otro esclavo se limito a postrarse cerca de su Ama y esperar alguna indicación para ocasionalmente alcanzarle algo mientras la Señora indico a su esclava que se arrodillara detrás de Ella para asegurarse que todas la vieran y apreciaran la belleza y actitud de su preciada pertenencia. Después de todo, antes que una Diosa la Señora era una Mujer.

Ya con todas las Damas en el lugar los esclavos independientes entraron y se postraron frente a la anfitriona quien les ordeno que saludaran debidamente a cada una de las Dominas presentes.

Los 4 eran activos y bien parecidos, básicamente promediando sus 30 a excepción de uno de ellos que tenia poco mas de 50, vestían solo una tanguita amarilla que apenas contenía sus genitales depilados y que tenia en la cintura unos volados que daban la impresión de una minúscula pollerita. Todo esto se complementaba con un collar de cuerina amarillo con una chapita con las letras “IND”

De inmediato las Damas fueron ordenando a su sumisos que saludaran a las presentes y en pocos segundos una nube de esclavos se postraban frente a las Dominas besando sus pies en señal de respeto y saludo.

Las cosas se iban acelerando, de a poco pero sin pausa las Damas se fueron instalando y acomodando mientras disfrutaban de la situación. Eran 8 Dominas, a cada cual mas perversa y activa, dispuestas a todo en esta semana de desenfreno y placer Femdom.

Las había de todas la edades, algunas muy duras con sus esclavos, otras no tanto, algunas muy atractivas físicamente y otras en la cuales la actitud resultaba lo mas importante pero en todos los casos compartían una carga de perversión y deseo de hacer su vida mas fácil y placentera usando a sus esclavos para eso.

Había un total de 11 esclavos, 2 esclavas y 4 sumisos “independientes”. La Señora, con sus 3 varones y una hembra era quien mas tenia, otra joven Domina disponía de un esclavo y una esclava mientras que una tercera Ama disponía de un par de sumisos completando las 5 restantes con uno cada una.

La situación era por demás excitante, estaban frente lo que todos, Amas y esclavos, habían soñado por años y especialmente los sumisos no pudieron evitar recordar aquello de “Tené cuidado con lo que buscas.......” mientras uno de los esclavos de la Señora repetía fascinado para si “todo llega, la clave esta en saber esperar”

Luego de las presentaciones los esclavos independientes trajeron champagne que entregaron a las Dominas para un brindis muy especial. Fue la anfitriona quien dio las palabras de apertura y propuso el brindis con el que dio comienzo a la aventura.

Luego de algunos minutos en los que las Femdoms charlaban y degustaban unos exquisitos canapés de langostinos la anfitriona invito al quincho donde se serviría el almuerzo y se daría forma a las actividades del día.

1 comentario:

petit larbin dijo...

muy bueno marce{CLD}...!